Me recuerda bastante a algo que pasó por mi cabeza y acabó en mi diario. Me encanta el sexo y cómo escribes, pero al hablar de sueños me has enamorado. O al menos así sería si tuviera el romanticismo algo más desarrollado 😉

Responder